¡Estásdentro!

Ya puedes acceder a nuestra historia de éxito

Haz clic a continuación para descargar el PDF o sigue leyéndolo aquí abajo

Otros idiomas disponibles:

United Kingdom  

El desafío

Entre la escasez de semiconductores, los problemas de abastecimiento, las nuevas normativas y la tecnología en constante evolución, los últimos tres años han sido especialmente difíciles para quienes trabajan en el mercado de la automoción, que mueve casi 3 billones de dólares.


Nuestro cliente, uno de los principales fabricantes de cajas de cambios variables para coches híbridos y eléctricos y una cara dinámica de innovadores sistemas de transmisión y propulsión para fabricantes de equipos originales de automoción y proveedores de movilidad en todo el mundo, necesitaba desarrollar un nuevo enfoque para el montaje de sus inversores.


El reto surgió cuando sus juntas actuales no funcionaban de forma óptima. Las juntas estaban atornilladas mecánicamente y no eran fiables frente a la corrosión de los metales y el aceite. Y como el inversor se coloca entre la batería y el motor de un vehículo y constituye la mayor parte de las actividades de la electrónica de potencia de un coche, es fundamental que el enfoque utilizado funcione a la perfección.

El objetivo

Nuestro cliente necesitaba crear una nueva junta para los inversores que vivían entre dos carcasas de aluminio de fundición. Su objetivo principal era mantener su resistencia al cizallamiento e incluir una adhesión sin imprimación al sustrato de aluminio. Necesitaban encontrar la mezcla adecuada de productos con las propiedades correctas para las temperaturas, a fin de garantizar que fuera ignífuga y curara bajo la influencia adecuada de la humedad.


Más concretamente, el producto debía cumplir dos condiciones específicas:

  • UL 94 V-0 (la Norma de Seguridad de Inflamabilidad); y
  • Con resistencia a temperaturas de -45 °C hasta 200 °C.

El planteamiento

Nuestro cliente acudió a IMCD para encontrar la solución adecuada a sus especificaciones exclusivas. Confiaban en que IMCD tenía el acceso necesario a productos de alta calidad de los mejores fabricantes del sector. A lo largo del diseño, hubo muchos intercambios técnicos, tanto en persona como por teléfono, y tras meses de investigación y verificación de la propiedad, pudimos enviarles las muestras que necesitaban para probar sus productos.


Como la mayoría ha experimentado en los últimos meses, la cadena de suministro y la escasez de productos plantearon muchos retos. Por eso, nuestros expertos recomendaron un enfoque diferente del aprovisionamiento. Como este cliente tenía su sede en Europa, los productos se adquirieron en la región. Así se evitaron interrupciones de la producción y la empresa dependió menos de otras regiones para abastecerse de silicona.

 

 El resultado

Cuando se sometieron a las pruebas iniciales, los resultados fueron prometedores. Demostraron que los productos tenían las propiedades mecánicas adecuadas (resistencia al cizallamiento y a la temperatura). Además, la solución final se ajustaba al precio que esperaban y a su demanda.

Nuestro cliente pudo registrar la solución y ahora está homologada para su uso en el mercado de la automoción.

Somos expertos en electrónica

Accede hoy mismo a nuestra cartera de productos